Dia INTERNACIONAL de la amistad

Resulta que hace unos 38 años, el 20 de julio de 1969, el hombre pisaba por primera vez un territorio fuera de nuestro planeta.
Ese mismo día, un argentino, el Dr. Enrique Ernesto Febbraro, envió 1000 cartas (sí cartas en papel) a 100 países, saludando el acontecimiento e invitando a propagar el saludo de amistad.

Enrique Ernesto Febbraro miraba por televisión la llegada del hombre a la Luna y pensó que todo el mundo estaría viendo y viviendo al mismo tiempo ese gran acontecimiento. En ese momento no había guerras y la gente estaba reunida con sus afectos. De alguna forma, el alunizaje era una forma de re-unión entre la humanidad, y para con el universo.
Entonces decidió que, antes de que la Apolo 11 regresara a la Tierra, haría llegar sus saludos a 1000 personas de 100 países distintos. Ese mismo día se inició una cadena de salutaciones que en poco tiempo fundó el día internacional de la amistad.

El Dr. Enrique Ernesto Febbraro fue candidato dos veces al premio Nobel de la Paz.

Publicado en Notas. 4 Comments »

Qué lo tiró….

Todo lo que se pueda decir parecerá trillado, repetido, hasta cursi.Asi que solamente me quedaré con una anécdota personal y simple
Hace una buena punta de años, revolviendo en Parque Centenario esas mesas con libros que destilan humedad, encontre uno titulado “Fontanarrosa se la cuenta”. Por aquellos años, yo solamente lo ubicaba como “el que dibuja a Inodoro”. Este librito, de una tal Editorial Encuadre, me permitió acercarme al Fontanarrosa escritor, ese de los personajes que pudieron ser tus amigos del barrio.
Tiempo después, me encontré con el clásico “firma hoy” en el stand de Ediciones de la Flor en la Feria del Libro. Yo fui con mi librito de 3 pesos especialmente para la ocasión, pero el Negro apenas se podía ver detrás de una pared de buscadores de autógrafos con libros recién comprados (especialmente para la ocasión). Un hombre, personal de stand o colaborador o algo asi, fue victima de mi preguntonta: “¿Puedo hacer firmar un libro que no compré acá?”, a la vez que se lo mostraba. Una especie de sorpresa miró mi bolsita. “¿Dónde lo conseguiste?”, me preguntó, “nunca había visto ese libro. Vení”. Lo seguí hasta la mesa, Fontarrosa miró el libro, y repitió el asombro por la existencia de esa edición. Todavía no sé si sería para tanto, pero tuve la sensación de ser dueña de un tesoro. E inmediatamente después, un Mendieta pronunciando mi nombre tomó forma en la primera hoja, la dedicada a las dedicatorias.
No fui la única privilegiada, ya lo sé. Pero hoy, después de escuchar el resumen de noticias con tristeza, puedo confirmar que soy dueña de un tesoro.
Publicado en Notas. 6 Comments »

Nuevos talleres para profesionales y empresas

porque a través del arte, el juego y la creatividad es posible mejorar nuestra actividad profesional…
visitá nuestro área de capacitación y servicios
(ver todos los posts sobre servicios para profesionales y empresas)

De refranes y frases hechas

Siempre me llamaron la atención los refranes y las frases hechas. Desde que era un niño, allá en mi Pacheco natal, me interesó saber de donde vienen, quién las creó y quién las difundió, transformándolas en lugares comunes de nuestro lenguaje. Finalmente me decidí a realizar un estudio profundamente científico sobre éste tema. En ésta columna de “Cruzagramas” les voy a ir dejando algunas conclusiones.
Comencemos con dos de las tantas frases que hacen referencia a un animal noble y muy querido por el ser humano: el perro.

-“Serio como perro en bote”: ésta frase la utilizo a diario porque me resulta simpática. Lo que no entiendo es cómo sabe uno cuando un perro sonríe. No es algo fácil de distinguir. Vemos que sacan la lengua, que abren el hocico, que mueven la cola, escuchamos sus ladridos, pero ¿quién puede afirmar que ha visto alguna vez una sonrisa perruna? Para mí los perros van serios por la vida. No sé si me explico bien: a mi criterio son los mamíferos más alegres del planeta, pero no lo demuestran en el gesto. Se podría argumentar que la frase proviene de la creencia de que los perros le tienen miedo al agua. Ésta es una verdad a medias ya que conozco muchos ejemplares que no poseen dicho miedo, por ende, no se pondrían serios al subir a un bote.

-“Perdido como perro en cancha de bochas”: otra de mis frases favoritas. Pero creo que un perro puede estar perdido en muchos lugares, ¿por qué el autor eligió una cancha de bochas para expresar la desorientación del perro? Sabemos que los perros no saben jugar a las bochas: éste es un punto a favor. Pero también sabemos que estos animales desconocen muchos otros de nuestros deportes y actividades. Charlando con un amigo me dijo algo muy interesante: “los perros tienden a correr cualquier pelota que les pasa cerca”, ésta sabia afirmación echó un poco de luz sobre la frase. El peso de las bochas es nocivo para los perros. Al querer levantarlas, el can se arriesgaría a lesionarse el cuello o a perder algún diente debido al esfuerzo. Se puede decir que la frase tiene una cierta cuota de verdad, aunque no deja de ser un poco rebuscado el escenario en donde se plantea.

Continuará…

Publicado en Notas, Textos. 5 Comments »

El clima y la Biblioteca Nacional homenajean al Eternauta

Comienzan a caer los primeros copos de nieve sobre Buenos Aires, y entonces se producen simultáneamente el fin de la humanidad (excepto por Juan Salvo y los suyos) y el comienzo de “El Eternauta”. Esa mítica nevada fue presagiada cincuenta años atrás por Oesterheld, con la primera publicación de una de las mejores historietas argentinas. Finalmente esta semana se cumplió esa profecía climática de una ciudad nevada para los residentes de Buenos Aires, quienes pudieron presenciar una de esas extrañas ocasiones en la que los roles se invierten, y entonces es la propia naturaleza la que imita y celebra al artista. Y por si acaso el ego de Oesterheld aún no estuviese completamente satisfecho de que su creación se confunda con el mundo real, la Biblioteca Nacional se suma al homenaje a través de la muestra “H.G.O. + El Eternauta”. Dicha exposición se podrá visitar hasta el 15 de agosto. En la misma encontrarán colaboraciones de numerosos artistas, exhibiciones de los dibujos y publicaciones originales, y además recibirán un ejemplar gratuito conteniendo una nueva aventura que transcurre en la misma Biblioteca. Una prueba más de que al día de hoy “El Eternauta” se resiste a perder vigencia, a pesar de la desaparición de su autor treinta años atrás en plena dictadura militar. Basta con mirar las continuas reediciones que siempre asoman entre las pilas de revistas de los puestos de diarios.
Publicado en Notas. 2 Comments »

Laboratorio de ideas

prof. Sebastián Gabriel Barrasa

Objetivo

Una idea simple, puede ser la semilla del mayor de los proyectos. Este taller ofrece herramientas para capturar esas ideas, ayudar a su crecimiento, y presentarlas de una manera acorde a cada situación.

En el taller se explican y aplican técnicas y herramientas para:

  • vencer el temor a la hoja en blanco
  • estimular el potencial creativo
  • capturar ideas
  • enfocar y determinar el alcance
  • desarrollar los conceptos
  • detectar las ideas-fuerza
  • seleccionar, clasificar y organizar el material
  • coordinar la colaboración en grupo
  • definir formatos para presentar los resultados

Metodología de trabajo

Este es un taller de carácter práctico y vivencial.
La actividad se construye a partir de las necesidades de los participantes.
Los profesionales podrán experimentar las técnicas y herramientas desarrolladas en la clase, sobre casos modelo.

No se requieren conocimientos previos.

Duración

Normal: 6 horas
Intensivo: 4 horas

Puede complementarse con:

La no-crítica a Ratatouille

En estas semanas intensas de multiplicación frenética de niños y de consumismo, quería levantarles el pulgar a los muchachos de Pixar y su nuevo largometraje “Ratatouille”. Me había apuntado en el anotador los temas que quería destacar: que la animación es tan deslumbrante que parece filmado, que la fotografía le hace justicia a París, que jamás pensé que una rata pudiera ser tan querible, que el lenguaje corporal de los personajes es más rico que la alta cocina, que la música acompaña como una buena salsa, que las referencias en el humor a la cultura norteamericana esta vez se tomaron vacaciones, que en la trasnoche éramos todos grandes y no por eso dejamos de reírnos, llorar, comentar con el de al lado (a pesar de que eso en el cine no se pueda) y reflexionar.
Sin embargo luego desistí de hacer una crítica (incluso cuando me proponía elogiar el film en todos los párrafos), porque Colette y Remy se niegan a salir de mi cabeza. Ella, una chica que debe ser implacable en su trabajo y en su personalidad para poder abrirse camino en el mundo de la alta cocina, donde las reglas de juego siempre fueron dictadas por hombres chef de edad y panza avanzadas. Él, quien siendo probablemente el mejor cocinero de Francia (y el más obsesionado por la higiene) es despreciado por ser una rata, teniendo que resignarse a que el crédito se lo lleve un torpe humano.
Les pregunto a la cocinera y al ratoncito si en Francia existen leyes en materia laboral que combatan la discriminación, como las hay en nuestro país. Probablemente su respuesta sea afirmativa, o a lo sumo se encogerán de hombros porque no lo saben. Aún así no lograré tranquilizarme, porque estas disposiciones amparan a la persona que ya trabaja (aunque no sé qué tanto amparo brinda una indemnización cuando uno se quedó en la calle y no puede conseguir otro empleo.) La pregunta más honesta sería cómo protegernos de la discriminación a la hora de ir a una entrevista, porque al seleccionar personal suelen pesar la imagen, el sexo, la forma de hablar, las amistades; y ustedes me pueden ayudar a completar la lista.
Tal vez el texto a veces confuso de un legislador no ayude mucho. Tal vez dependa de la sociedad que deseemos reconstruir, en las palabras que elegimos (y en lo que no decimos), en nuestro trato hacia los demás, en lo que volcamos al escribir. Tal vez algún chico vea una película sobre un ratoncito y sueñe con alcanzar metas que los adultos tildarían de disparatadas. Y tal vez el señor canoso que lo llevó al cine se permita el espacio para reflexionar mientras se divierten juntos con la película y comen pochoclo.
Publicado en Notas. 6 Comments »